Un ingeniero civil por la UPCT diseña un centro icónico de investigación hidropónica en Cabezo Beaza

0

El trabajo académico busca promover técnicas agrícolas sostenibles en un edificio singular que atraiga nuevas empresas al polígono industrial

Pablo Murillo Landín, ingeniero civil por la UPCT

La simbiosis entre funcionalidad y estética, urbanismo e ingeniería, ecología y agricultura caracteriza el Trabajo Final de Grado (TFG) del ingeniero civil por la UPCT Pablo Murillo Landín, estudiante también de Arquitectura.

La multidisciplinariedad del alumno se condensa en su proyecto de centro de investigación de cultivos hidropónicos y acuapónicos para el polígono industrial Cabezo Beaza de Cartagena, en el que ha diseñado y realizado el cálculo industrial de una nave icónica que atraiga por su estética a nuevas empresas y clientes.

“Este TFG es una síntesis muy interesante de soluciones desde la Arquitectura y la Ingeniería estructural para un edificio adaptado a su función investigadora pero también pensado para transmitir un mensaje empresarial a través de su estética”, resume el tutor del proyecto, Gregorio Sánchez Olivares, que destaca asimismo el “cálculo muy riguroso de todos los elementos estructurales” realizado por Murillo Landín, actualmente empleado por Técnicas Reunidas en Cartagena, para concluir con un 10 el grado en Ingeniería Civil de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT).

El edificio propuesto promovería y divulgaría técnicas de agricultura intensiva sostenible como los cultivos hidropónicos y acuapónicos, que optimizan el uso de recursos y minimizan el impacto ambiental de la producción agrícola. “Al cultivar en soluciones minerales, sin suelo, la hidroponía permite apilar en altura los cultivos, ganando densidad por metro cuadrado y facilitando la gestión de los residuos y evitando la contaminación del subsuelo”, resume el autor del proyecto. La acuaponía va un paso más allá, al implicar una simbiosis de cultivos hidropónicos y acuícolas, en la que los desechos biológicos de los peces sirven de nutrientes a los vegetales, donde se filtra y recicla el agua, reduciendo el vertido de lixiviados.

El centro de investigación tendría también el objetivo urbanístico de mejorar el atractivo del polígono industrial Cabezo Beaza por la singularidad y el atractivo de su diseño, basado en paneles de policarbonato alveolar traslúcido que dejarían entrever la actividad investigadora y proyectaría hacia el exterior la iluminación constante de los cultivos hidropónicos.

“Sería un edificio de fuerte personalidad, que pondría en valor su actividad interior”, señala el tutor del TFG, que considera este proyecto “un referente” del potencial de los estudiantes de Ingeniería Civil y de Arquitectura en la Politécnica de Cartagena.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies