La falta de agua recorta empleos en el campo y dispara el alquiler de tierras en otras provincias

0

Las cooperativas ya acusan una merma del 12% de trabajadores, los contratos se frenan en el Campo de Cartagena y crece la deslocalización en el sector hortofrutícola

La escasez de agua para el regadío vapulea al sector hortofrutícola en el tránsito de una campaña a otra, entre la recolección y las próximas plantaciones. El impacto es general, aunque los efectos van por barrios. El mapa es el siguiente: los regadíos tradicionales de las tres vegas temen pérdidas incalculables con el cierre de las acequias; el Campo de Cartagena ha lanzado un SOS, al igual que la Vega Baja; en la comarca del Guadalentín queda agua para dos meses; en Mazarrón están sorteando el problema con desalación; y en la comarca del Bajo Almanzora, área de confluencia de Murcia y Almería, ya han iniciado las movilizaciones.

Las consecuencias se traducen en la pérdida de empleo en las cooperativas y el freno de contratos temporales. Además, los productores están afrontando el problema con el alquiler de tierras en otras provincias para asegurar los pedidos a sus clientes. A diferencia de otras grandes sequías, como las que tuvieron lugar a mediados de los dos decenios anteriores, la actual ha atacado a toda la península, es más prolongada en la cuenca del Segura y ha cerrado el grifo de los trasvases del Tajo y del Negratín.

Existe una deslocalización casi total; muchos empresarios tomaron precauciones y se llevaron los cultivos a zonas altas Muchos trabajadores se desplazan de forma continua a otras regiones con caudales suficientes para plantar y recolectar

En la reciente edición de Fruit Attraction de Madrid, las grandes cadenas europeas de distribución recibieron garantías de que el suministro de frutas y verduras está asegurado, como explican Juan Marín y Fernando Gómez, presidentes de Proexport y Apoexpa, respectivamente. Dicha garantía llega hasta enero, y los verdaderos problemas empezarán en 2018 si sigue sin llover, enfatiza Marín. De ahí la urgencia por asegurar caudales para mantener viva la cadena comercial y los puestos de trabajo.

Leer más en LA VERDAD


Deja una respuesta