Innovación en el campo, pero que favorezca a la agricultura familiar

0

El 80% de la producción de los alimentos del mundo se genera en tierras gestionadas por pequeños agricultores, que solicitan ser más partícipes en los avances del sector

fisiologo-semillas-eucalipto

Cuenta el genetista José Esquinas que un grupo de expertos europeos fue al Banco de Semillas de Etiopía y tomó varias muestras para estudiar en sofisticados laboratorios sus propiedades. Las enumeraron y, tras dos años de investigación en Europa, informaron a los africanos de las cualidades de algunas de ellas y les asesoraron sobre cuáles sería mejor promover. Los etíopes, agradecidos, preguntaron que cuáles eran los términos de las que habían seleccionado. “Pero los europeos eliminaron los nombres locales con lenguas nativas porque no las entendían, les pusieron número”, recuerda. “Cuando vincularon números y nombres indígenas, los investigadores africanos les respondieron: ‘Sin duda nos viene bien la información precisa que nos pasáis, aunque los propios nombres indígenas ya indicaban las propiedades de muchas de ellas”, recrea Esquinas. “Son años y años de conocimiento ancestral, de prueba y error, que hay que tener en consideración. Debemos buscar la sinergia y no la contraposición entre los saberes tradicionales y las tecnologías avanzadas”, considera el especialista.

Los pequeños agricultores atesoran en su mayoría la sabiduría ancestral de la tierra. Tienen los conocimientos de sus campos, saben las propiedades de sus semillas, manejan los ritmos del sol y las lluvias… Aguardan saberes que, con innovación, ya sea en el ámbito de la tecnología, las organizaciones, los procesos o las políticas podría servir para obtener resultados más óptimos. Piden que se cuente con ellos en la infinidad de proyectos, formaciones o investigaciones multilaterales para que los avances conseguidos les beneficien. Es uno de los objetivos que se dialogan en el I Simposio internacional sobre innovación agrícola en favor de los agricultores familiares, celebrado esta semana en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma.

Leer más en EL PAÍS

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies