Gestión integral de mezclas de agua para la sostenibilidad del fertirriego de cultivos hortícolas

0

El IFAPA trabaja en varias líneas de investigación relacionadas con la gestión de las mezclas de aguas desaladas y convencionales

El agua desalada se ha convertido en la principal alternativa no convencional a los recursos hídricos tradicionales. En los cultivos intensivos, en los que se practica la técnica del fertirriego, el agua es la base sobre la que se completa el equilibrio nutricional. Las aguas desaladas presentan características físico-químicas bastante diferenciadas con respecto a las subterráneas convencionales tradicionalmente empleadas en el sureste de España. Cuando se dispone de varias fuentes de agua es necesario realizar una gestión integral de las mezclas que garantice la sostenibilidad del sistema. Se han desarrollado dos alternativas de gestión para las mezclas de agua: i) mezcla en baja, en la que la mezcla la realiza el usuario final del recurso y ii) mezcla en alta, en la que la mezcla final la realiza el distribuidor del recurso. Ambas alternativas requieren de la ejecución de una serie de infraestructuras que permitan una gestión adecuada. La implantación de las desaladoras ha sido más rápida que el propio desarrollo de las infraestructuras y el conocimiento para la gestión de las mezclas. El IFAPA esta ejecutando varias líneas de trabajo relacionadas con la gestión de las mezclas de aguas desaladas y convencionales.

En el sureste de España la disponibilidad de agua para riego es muy escasa como consecuencia de la aridez climática y de la inexistencia de grandes cursos fluviales. Sin embargo desde hace décadas se han desarrollado importantes áreas de agricultura intensiva, que a día de hoy se pueden considerar estratégicas para la economía de la región. Sólo en la provincia de Almería los cultivos hortícolas en invernadero han alcanzado la superficie de 30.456 ha (CAPDR, 2017). Se llegó a una situación de déficit hídrico estructural con sobreexplotación de los recursos fósiles subterráneos. En este contexto, la incorporación de fuentes no convencionales (aguas desaladas y residuales urbanas regeneradas) era una necesidad de obligado cumplimiento. A día de hoy, el agua desalada se ha convertido en la principal alternativa no convencional a los recursos hídricos tradicionales. En la provincia de Almería, la capacidad de desalación se cifra actualmente en 141 hm3 (Pulido et al. 2015). Los gestores y usuarios de agua para riego han pasado de contar con una única fuente de agua a disponer de varias alternativas que requieren de una gestión integral.

Leer más en Interempresas.net

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies