El impacto climático en la agricultura

0

La fotografía es de un niño famélico que fue tomada por el fotógrafo sudafricano Kevin Carter y que ganó el Premio Pulitzer de 1994, él  trató de reflejar una de las catástrofes humanitarias más grandes del siglo XX retratando al  niño sudanés a punto de que un buitre le comiera sus ojos.

kevin_carter

La foto tuvo un doble impacto, Carter se suicidó por las críticas recibidas por no ayudar al niño después de haber sacado la foto, pero también esa foto fue el disparador para que ese año se recaudara mucho más para la hambruna en el África.

Lo mismo pasó con la foto de Aylan Kurdi muerto en las playas de Turquía, en setiembre de 2015, en donde el mundo empezó a tomar conciencia sobre el  drama de los refugiados.

Ese es el poder de la imagen en un mundo cuyo contexto es la globalización y la viralización como nuevos paradigmas no solo de comunicación sino de economía y de cultura.

Leer mas en El Litoral


Deja una respuesta