Berenjenas con pie de tomatera

0

El centro de Fundación Cajamar en Paiporta desarrolla este tipo de estrategia para eludir ataques de hongos del suelo que afectan a cultivos hortícolas.

berenjenas pie tomatera

Los injertos entre especies compatibles aprovechan resistencias a enfermedades para mejorar la productividad.

Las variedades de hortalizas más apetecibles por su calidad o su precocidad no suelen presentar un cúmulo completo de cualidades. Lo más frecuente es que sean más delicadas en cuanto a exigencias de agua y fertilizantes y, sobre todo, frente a los ataques de plagas y la incidencia de enfermedades.

El tomate valenciano, es decir, el que se entiende como ‘Valenciano’ por antonomasia, hace tiempo que apenas puede cultivarse con normalidad en las tierras de huerta valenciana donde se supone que nació y empezó a destacar como una de las variedades más selectas y de sabor distinguido. El fuerte calor del verano agota antes de hora a las plantas, más sensibles que antes en tierras ‘cansadas’. Y es por ello que los agricultores del Perelló, por ejemplo, que se distinguen hoy por ofrecer un tomate valenciano que ha adquirido el apellido de dicha población costera y goza de gran aceptación popular, han de ubicar sus plantaciones veraniegas en tierras altas y vírgenes del interior de Valencia, o incluso en provincias limítrofes, donde hasta el agua es de mayor pureza para poder asegurar la viabilidad de la producción.

Leer más en Las Provincias

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies